Diciembre de un intenso 2008

Intenso en muchos sentidos.

Ha sido un año muy placentero. Con mucho disfrute y siento que logré realizar cosas que he mantenido como metas durante años, volví a conectar con placeres de la infancia y adolescencia e imaginé nuevas metas.

Tengo la firme convicción que la práctica continua de Reiki es lo que transforma mi vida en una vida intensa. Que retomar estos placeres de la infancia y adolescencia de los que hablo, tan  simples como  pasar mucho tiempo en el campo, andar a caballo, estaban pendientes de reconexión en mi vida y en los últimos años los hice concientes y generé las posibilidades para vivirlos. Inmediatamente pienso en «tiempo». Porque otra de las cosas que creo es que la práctica de Reiki me ha enseñado que hay un tiempo apropiado  para cada cosa ( aunque ya lo escuché antes a esto, me crié escuchandolo, pero no lo sentía como «mi» realidad y  vale le disgresión: qué bueno ese trabajo del grupo musical  Vox Dei: «La biblia») y ha sanado mi natural impulsividad y deseo de «todo ya».

Estoy en una etapa de mi vida en la que disfruto de las múltiples facetas que la vida ofrece. La familia, la naturaleza, el cuerpo, los sentimientos,  los amigos, comida, viajar, conocer gente, música, pelis, libros ( cierto, leí muy poco este año), mi trabajo, mi práctica de Reiki…

El martes 9 comienzo en último seminario de Primer Grado del año, aquí podés buscar más información.

Esta entrada fue publicada en Varios. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.